Tres ideas sobre las elecciones 2021

Compartir

Este año hemos elegido 127 diputados/as y 24 senadores/as nacionales y seguramente haya mucha tela para cortar si miramos lo acontecido en septiembre y noviembre en los 24 distritos. En este artículo nos quedaremos con tres reflexiones que pueden generar efectos de cara a la competencia de 2023.

Poder repartido

En Diputados, Juntos por el Cambio llegaba a la elección a “defender” las bancas que obtuvo en 2017, primera elección a la que se presentó como oficialismo nacional. En el medio entre aquél período y éste pasó el año 2019, donde perdió la presidencia y experimentó un claro retroceso en su caudal electoral. Así, este año ponía en juego 61 bancas. A esta hora, de acuerdo al escrutinio provisorio, logró retenerlas a todas, aunque no le alcanzaría para ser la primera minoría en el recinto, como algunos de sus principales referentes de la fuerza aventuraron luego del éxito en las PASO. El Frente de Todos, por su parte, renovaba las bancas de una elección en la que el peronismo fue dividido. Hoy perdería 2 de las 52 que pone en juego, llevando su número total de diputados y diputadas a 118. Con ese número conservaría la primera minoría en Diputados.

En términos institucionales, entonces, la Cámara de Diputados estará equilibrada, tal como lo estuvo en los últimos períodos legislativos (hoy, previo a la renovación y sin contar los bloques minoritarios, el FdT tiene 120 escaños y JxC 115). En definitiva, el FdT deberá recurrir a aliados para obtener quórum (129 diputados) y Juntos por el Cambio tendrá un bloque importante, con peso en la conformación de las comisiones y también en el recinto.

Para la renovación de cargos de senadores se “defendían” los cargos obtenidos en la elección del 2015. En esa contienda lo que hoy es Juntos por el Cambio (JxC) obtuvo 9 senadores (1 en Catamarca, 2 en Córdoba, 1 en Corrientes, 1 en La Pampa, 2 en Mendoza, 1 en Santa Fe y 1 en Tucumán) de los 24 que se ponían en competencia. Entre 2015 y hoy JxC logró cosechar una base de apoyos más homogénea a lo largo del país, manteniendo su predominio electoral en el centro de la Argentina. Al menos en 2021 ya no solo forma la bandera de Boca en la representación del mapa nacional. Eso se tradujo en conseguir 14 de los 24 escaños, 5 más que los que renovaba, porque ganó en 6 de las 8 provincias que elegían representantes para esta Cámara (Córdoba, Corrientes, La Pampa, tradicionalmente peronista, Mendoza, Santa Fe) y salió segundo en Catamarca y Tucumán.

En términos institucionales, acá hay un cambio: El Frente de Todos mantiene la posición de primera minoría pero pierde el quórum propio (37 senadores). Salió primero en las provincias en las que JxC obtuvo el segundo puesto y salió en segundo lugar en todas las demás a excepción de Córdoba, en donde Caserio deberá cederle su banca a Alejandra Vigo (Hacemos por Córdoba).

En síntesis, el poder en ambas cámaras está repartido

Las PASO como mecanismo de selección de candidaturas

Mientras escribo estas líneas leo que el presidente Alberto Fernández expresó en el discurso por el Día de la Militancia: “Mi mayor aspiración es que desde el primer concejal hasta el presidente de la república lo elijan primero los compañeros del Frente de Todos”. 

Esa reflexión trae a colación el segundo punto de este artículo: Las PASO como mecanismo de selección de candidaturas en el 2021. Las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias tienen varios objetivos como, por ejemplo, filtrar candidaturas y reducir la cantidad de agrupaciones que compiten en la elección general. Ese objetivo se cumple desde su implementación en el año 2011. Quienes votamos en la Provincia de Buenos Aires, por ejemplo, podemos comprenderlo con claridad si rememoramos la cantidad de listas que encontramos en el cuarto oscuro en las PASO (este año 28) y las comparamos con las que vimos el pasado domingo (solamente 6).

Sin embargo, en cuanto a la función que queremos señalar aquí, las PASO nunca habían sido tan utilizadas como en el 2021 para dirimir internas hacia adentro de las agrupaciones. Según datos de CIPPEC en diversos informes y artículos, un 28% de las agrupaciones que se presentaron a la competencia tuvieron más de una lista interna en septiembre de este año. Además, más de un 25% de esas internas tuvieron una diferencia menor a 10 puntos porcentuales entre los/as dos principales competidores/as.

Lo interesante de la expresión del presidente pone otra tendencia de las PASO sobre la mesa: al menos en 2021 hubo más competencia interna en la principal coalición opositora que en el oficialismo. 

En síntesis, si combinamos la información sobre quiénes y cómo se utilizaron las PASO este año con la expresión del presidente, tal vez podamos interpretar que la estrategia de utilizar las PASO para seleccionar candidatos/as en el 2023 sea mayor que el hito de utilización del año 2021.

Quizá, también, esa expresión signifique que el poder no solo está repartido en las Cámaras como señalamos arriba, sino también hacia adentro de las coaliciones y que la herramienta institucional que resuelva quién se queda con el poder hacia adentro de las fuerzas pueda ser las PASO. Veremos.

Ganadores y perdedores

Mi amigo y colega Martín De Simone describió hace algunas semanas en este gran artículo la enorme potencia que pueden tener las narrativas para inducir o generar determinados comportamientos. El escenario post-electoral en la Argentina está mostrando la relevancia que la política le da a estas construcciones retóricas, sobre todo si observamos la discusión de los últimos días entre los referentes de las principales coaliciones.

Lo cierto es que, de acuerdo a los datos, a nivel nacional el triunfo fue para Juntos por el Cambio, con más del 42% de los apoyos si sumamos los votos obtenidos a lo largo de la Argentina. Más allá de eso, la geografía electoral puede ayudarnos a comprender un poco más este asunto: JxC venció en 13 distritos y creció en caudal electoral en provincias tradicionalmente peronistas, expandiéndose más allá del centro del país y de los grandes centros urbanos. El Frente de Todos ganó en 9 provincias, fundamentalmente en el norte del país. Se recuperó de una derrota en las PASO en Chaco y Tierra del Fuego y logró, con su rendimiento en el Conurbano, el reparto de la misma cantidad de escaños que JxC (15) en la Provincia de Buenos Aires (y en la elección provincial de PBA logró mejorar su posición en las cámaras). Ganó parcialmente si analizamos que mantuvo la primera minoría en ambas cámaras, aunque perdió el quórum en el Senado. Fundamentalmente ganó frente a sus propias expectativas del futuro resultado luego de las PASO, que lo ubicaban en un escenario de mayor endeblez de cara al 2023. Como mencionó Antonio Caló en una entrevista radial con María O´Donell en relación a la Provincia de Buenos Aires, “si vas perdiendo 4-0 y empatás 4-4 festejás el empate”. Todo se reduce a la perspectiva desde la que se observe la elección.

Con el poder institucionalmente repartido, con las PASO como posibles protagonistas y con distintos ganadores y perdedores en nuestro país, el escenario al 2023 está abierto.


La opinión del autor no refleja necesariamente la posición institucional ni de todos los miembros de CIPPEC.

Para más información sobre las PASO dirigirse a:


Compartir

Gonzalo Vronkistinos

Licenciado en Ciencia Política (Universidad de San Andrés). Especialista en Diseño y Evaluación de Políticas Públicas (U.Pompeu Fabra) y en Desarrollo Territorial y Gestión Municipal (FLACSO)

Compartí:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Articulos relacionados

genero pago maternidad
Economía

Género y maternidad en el mercado laboral: análisis empírico para el caso argentino

Compartir

Las desigualdades salariales de género existen y es necesario estudiarlas para poner en práctica políticas públicas que ayuden a cerrarlas. En los últimos años, condicional a factores que pueden afectar los salarios en la Argentina, las mujeres percibieron un salario de entre un 10% y un 20% menos que los hombres. Similarmente, las madres ganan entre un 3% y un 9% menos que el resto de la población económicamente activa. Estas diferencias refuerzan los estereotipos de género y la feminización de la pobreza, llevando a persistencias en las desigualdades de la sociedad Argentina.


Compartir
Leer Más»
genero pago maternidad
Economía

Género y maternidad en el mercado laboral: análisis empírico para el caso argentino

Compartir

Las desigualdades salariales de género existen y es necesario estudiarlas para poner en práctica políticas públicas que ayuden a cerrarlas. En los últimos años, condicional a factores que pueden afectar los salarios en la Argentina, las mujeres percibieron un salario de entre un 10% y un 20% menos que los hombres. Similarmente, las madres ganan entre un 3% y un 9% menos que el resto de la población económicamente activa. Estas diferencias refuerzan los estereotipos de género y la feminización de la pobreza, llevando a persistencias en las desigualdades de la sociedad Argentina.


Compartir
Leer Más»
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram