Una energía milenaria

Compartir

“El viento es una fuerza indomable, y posiblemente uno de los mayores descubrimientos que se harán en el futuro será domarlo y dominarlo” -Abraham Lincoln.

Las energías renovables han incrementado notablemente su peso relativo en la matriz energética mundial durante las últimas décadas. Los distintos gobiernos alrededor del globo han promovido el desarrollo de energías más amigables para el medio ambiente, ante la evidencia de que la contaminación causada por los combustibles fósiles como el petróleo trae aparejados severos daños.

Entre estas energías denominadas “limpias” se destaca la eólica. Las razones son múltiples, y no existe un consenso generalizado sobre ellas, pero, como señala un reporte de Duke Energy, la energía eólica se afianzó en 2020 como la principal energía limpia, debido a que se predice que será la principal fuente de energía en el futuro (llegará a representar el 44% del total en los próximos años).

Cabe destacar que la humanidad ha utilizado el viento como fuente de energía desde tiempos inmemoriales: los primeros veleros aparecieron en el 3000 A.C. y los molinos de viento situados en Nashtifan, Irán, han estado aprovechando la energía eólica por más de un milenio.

Las ventajas de la energía eólica son numerosas: su naturaleza renovable y no contaminante, su efectividad en términos de espacio y costo (esto último era hasta hace poco una de sus mayores falencias), sus bajísimos costos de mantenimiento, y la abundante generación de empleos.

Sus desventajas se relacionan con el ruido que genera, su impacto en la fauna (sobre todo en el caso de las aves que chocan contra las hélices), y el hecho de que las turbinas de menor tecnología no pueden moverse de acuerdo a la dirección del viento lo que puede ocasionar desperdicios.

De acuerdo a la agencia IRENA, los precios de las turbinas eólicas han bajado entre un 44% y 78% desde su pico en 2007. Esto se ha debido a la creciente demanda de turbinas eólicas, y a los avances tecnológicos, como son los mayores diámetros del rotor. Esto significa quede un sitio determinado puede obtenerse más energía.

Más aún, la IRENA determinó también que en 2020 instalar una nueva planta de energía solar o eólica en tierra tuvo un costo de apenas la mitad relativo a una nueva planta de carbón, que era hasta hace poco la forma más barata de energía. De esta forma, una de las principales debilidades de la energía eólica, su exorbitante costo, se ha transformado en una fortaleza.

La Unión Europea (UE) se constituye como una de las zonas más avanzadas en cuanto al desarrollo eólico. Dinamarca, Irlanda, Alemania, el Reino Unido y Portugal ya poseen más de un cuarto de su producción eléctrica total proveniente del viento. Y si los gobiernos de la UE cumplen con sus promesas instalarán una cantidad récord de turbinas eólicas en el próximo lustro.

Pero nada se compara a la inversión que China está realizando en el rubro. El gigante asiático representó más de la mitad de todos los nuevos parques eólicos en el mundo, tanto en tierra como flotantes, lo que le permitió constituirse como el primer país del globo en capacidad eólica instalada, con un crecimiento explosivo en estos últimos años.

La Patagonia argentina se erige como una de las regiones más fructíferas para la explotación de energía eólica, no solo de la Argentina, sino también del mundo. El intenso viento del oeste, que sopla a 12 metros por segundo al sur del paralelo 42, genera las condiciones perfectas para la generación de energía eólica, según consigna France 24.

Argentina es considerada por el mismo sitio como el “granero eólico en cuanto a vientos” y menciona la existencia de al menos 56 emprendimientos al 2019, la mayoría privados. En el continente americano, la nación ocupa el quinto puesto en producción eólica, y planea llegar al 20% de energías renovables para el 2025.

El parque eólico Madryn (provincia de Chubut), para septiembre de 2019 se constituyó como el mayor establecimiento del país y uno de los mayores de Sudamérica. Cuenta con 62 turbinas de 117 metros de alto, y produce energía suficiente para abastecer a más de 330 mil hogares.

Sin embargo, existen dificultades. Si bien el 70% del territorio nacional posee aptitudes para explotar la energía eólica, la extensa geografía del mismo dificulta el establecimiento de los parques eólicos, debido a los elevados costos de transporte, y mala infraestructura de conectividad.

Y sobre todo, las trabas desde el Estado a industrias atractivas, tanto desde el punto de vista ambiental como del desarrollo económico, constituyen el mayor obstáculo. El año pasado fue noticia el “impuesto al viento” que el Concejo Deliberante de Puerto Madryn impuso a las empresas del rubro.

La lamentable exclusividad del gravamen generó tal revuelo que fue noticia global, como lo muestra este artículo de Bloomberg donde resalta que se trata del “primer impuesto mundial a la energía eólica”.

Ojalá en pocos años podamos ser noticia en las tapas de los medios de todo el mundo por haber puesto a nuestro país en un sendero hacia el liderazgo en energías renovables. Y sin dudas, la energía eólica será un aliado fundamental para poder lograr este objetivo.


Compartir

Brian Zini

Brian Zini es estudiante avanzado de Relaciones Internacionales becado por la Universidad Torcuato di Tella. Actualmente se desempeña como voluntario de Asuntos Públicos en el Centro de Implementación de Políticas Publicas para la Equidad y el Desarrollo (CIPPEC).

Compartí:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Articulos relacionados

narrativa
Política

Una narrativa para el futuro de Argentina

Compartir

Argentina supo tener narrativas que contribuyeron a nuestro progreso material y cultural. Sin embargo, hoy nuestro país está atrapado en tres tipos de narrativas que, lejos de empujarnos al progreso, nos estancan en una maraña de obstáculos que dificultan nuestro desarrollo.


Compartir
Leer Más»
narrativa
Política

Una narrativa para el futuro de Argentina

Compartir

Argentina supo tener narrativas que contribuyeron a nuestro progreso material y cultural. Sin embargo, hoy nuestro país está atrapado en tres tipos de narrativas que, lejos de empujarnos al progreso, nos estancan en una maraña de obstáculos que dificultan nuestro desarrollo.


Compartir
Leer Más»
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram