Cementerios de vehículos abandonados: el problema de los autos judicializados en CABA

Compartir

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) presenta hace muchos años la problemática de los cementerios de autos abandonados judicializados. 

En CABA, tanto la Policía de la Ciudad como las Fuerzas Federales, poseen depósitos de autos. De acuerdo a los anexos de la Disposición 2/2021 , podemos saber que,a principios de año, se encontraban más de 300 vehículos en distintos depósitos de las Fuerzas Federales.

Actualmente, tanto el Gobierno Nacional como el de la Ciudad tienen programas que se encargan de la descontaminación, compactación y disposición final de automotores. Sin embargo, estos no le dan una solución a aquellos autos que no pueden ser compactados porque son parte de un proceso judicial. 

En 2019, un DNU permitió al Estado tomar la propiedad de bienes derivados de algunos delitos. Más allá de los problemas de este decreto, en la práctica los jueces no lo aplican ya que sostienen que para eso debe haber una condena firme

Una alternativa que se utiliza es la entrega de vehículos judicializados para que el Estado los use o alquile mientras tramita la causa judicial. Sin embargo, el uso de dichos vehículos se da principalmente por las Fuerzas de Seguridad, lo cual implica un uso intensivo y de mayor riesgo para los mismos. Muchas veces, por el mismo uso cotidiano, estos terminan dañados completamente, imposibilitando su uso posterior. 

Incluso, la situación se agrava si luego la Justicia determina que el automóvil no había sido comprado con el dinero de la actividad ilegal por la que su dueño había sido juzgado, por lo cual el Estado ahora está obligado a devolverlo. En ese caso, el Estado tendría que devolver un bien al cual no pudo conservarle su valor económico, siendo pasible de algún juicio por parte del propietario por los daños ocasionados.

El principal problema que producen estos depósitos, y en particular estos autos al estar tanto tiempo abandonados es ambiental: los vehículos llevan en sus partes metales pesados como el cromo y el plomo. El plomo afecta de manera más severa a niños que adultos, es neurotóxico aun en muy bajas concentraciones y afecta también su coeficiente intelectual.

Asimismo, los vehículos poseen líquidos como aceites, líquidos de freno y anticongelantes. Si estos no son removidos de los autos, con el paso del tiempo y el deterioro, terminan derramándose sobre la superficie donde yacen, generando       contaminación de los suelos. En 2017, en CABA había al menos 7 depósitos con predios que tenían piso de tierra y que estaban en contacto directo con la chatarra. 

En este sentido, el Parlamento Europeo, en una directiva relativa a los vehículos al final de su vida útil, afirmó que los depósitos que los albergan deben ser espacios con superficies impermeables e instalaciones para la recogida de derrames.

En mi opinión, considero que debería realizarse una adecuación de estos depósitos, en términos de higiene, salud y cuidados ambientales, como así también transparentar la situación legal en la que estos se encuentran. 

Si por los tiempos y decisiones judiciales compactar estos vehículos no es una opción, y darles un uso mientras dura el proceso judicial no es beneficioso por los perjuicios que puede conllevar, acondicionar estos depósitos aparece como una alternativa a considerar.


Este artículo se escribió en el marco de la materia “Diseño e Implementación de Políticas Públicas en Argentina” de la Maestría en Políticas Públicas de la Universidad Torcuato Di Tella.


Compartir

Daniela Gaglietto

Tengo 24 años, nací en Concordia, Entre Ríos. En 2015 vine a Capital Federal a estudiar Ciencia Política en la UBA. Me recibí en 2020 y este año comencé una Maestría en Políticas Públicas en la Universidad Torcuato Di Tella. Actualmente trabajo en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, como asesora en la Junta Comunal de la Comuna 4. También realicé una pasantía en la Cámara de Diputados de la Nación en la Comisión de Acción Social y Salud Pública.

Compartí:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

Articulos relacionados

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram